Los satélites artificiales en el espacio

Los satélites artificiales en el espacio

Un satélite artificial es un objeto no natural que órbita alrededor de un cuerpo celeste y que es lanzado al espacio por medio de un cohete que lo impulsa hacia arriba. Dentro de la fabricación aeroespacial, es uno de los elementos más comunes y sus usos y características pueden variar.

¿Cómo logran sostenerse sin caer a la Tierra?

La pregunta que muchas personas se hacen es cómo son capaces los satélites artificiales de sostenerse en el espacio y no caer a la Tierra. Lo cierto es que la respuesta es bien sencilla.

Después de ser lanzados y una vez que se hallan en el espacio, el cohete imprime al satélite artificial una velocidad muy elevada. Aquí, por tanto, se fusionan dos velocidades y que se suelen tener muy en cuenta en la fabricación aeroespacial: la velocidad proporcionada por el cohete y la producida por la gravedad.

Al recibir el impulso de ambas velocidades, el satélite artificial inicia una trayectoria curva de caída. Sin embargo, como la velocidad que le ha imprimido el cohete es muy grande, la curvatura de la trayectoria que consigue el satélite artificial es igual o algo inferior a la de la superficie de la Tierra.

De esta manera, el resultado que se consigue es que el satélite artificial da la impresión de caer continuamente, pero sin llegar a tocar nunca la superficie.

Según el índice de objetos lanzados al espacio ultraterrestre que emite la Oficina de Naciones Unidas para Asuntos del Espacio Exterior, en la actualidad hay 4.987 satélites artificiales en órbita alrededor del planeta.