El ayer y hoy de la fabricación aeroespacial

El ayer y hoy de la fabricación aeroespacial

La fabricación aeroespacial puede parecer un término relativamente reciente, pero lleva con nosotros bastante tiempo. Todo se remonta a la primera mitad del pasado siglo XX, donde la industria aeronáutica estaba repartida principalmente en los países más industrializados, siendo Estados Unidos el principal país en este aspecto.

La evolución de la fabricación aeroespacial

Desde la finalización de la Segunda Guerra Mundial, y sobre todo desde la caída de la Unión Soviética, Estados Unidos se posicionó como una de las grandes superpotencias en este aspecto, aunque Europa siempre le ha seguido muy de cerca con lanzamientos tan importantes como el Comet de Havilland o el Caravellede Sud Aviation, dos aviones que marcaron una época. 

A pesar de ello, muchos de los componentes de esta clase de aeronaves estaban hechos de manera tradicional y puede que no con los mejores materiales, algo que hoy en día no se permite.

La evolución y la investigación aeronáutica llevaron a la construcción de uno de los hitos más importantes de la industria aeroespacial, el mítico Concorde, marcando un antes y un después en este sector, superando la velocidad de match 2.

La industria ha ido especializándose hasta tal punto que todas las piezas que se fabrican, tienen que contar con unas características específicas y medidas con una tolerancia de error mínima para conseguir los mejores resultados.

Esto se aplica a cualquier clase de aeronave, cohetes, transbordadores, satélites o cualquier otro dispositivo que sea lanzado al espacio exterior o vaya a ser puesto en órbita, los cuales requieren de la máxima precisión para su correcto funcionamiento. Para ello, solo se debe contar con empresas especializadas que puedan fabricar y suministrar cualquier clase de pieza, por compleja que ésta sea.