El aluminio en los mecanizados de precisión

El aluminio en los mecanizados de precisión

El aluminio es uno de los materiales que pueden ser usados en la fabricación aeroespacial gracias a las fantásticas cualidades con las que cuenta este metal, como por ejemplo su maleabilidad, la facilidad de trabajar con él o la ligereza y resistencia, características formidables en un metal.

¿Qué ventajas aporta mecanizar piezas de aluminio?

Al contrario de lo que sucede con muchos otros materiales, el mecanizado de piezas de aluminio es un proceso muy fácil de llevar a cabo, dado que se basa en la fuerza de corte al arrancar la viruta para dar la forma deseada al aluminio.

Para mecanizar piezas de aluminio, la energía utilizada es mucho menor que la que se usa mecanizando piezas de otros materiales. Además, el desgaste que se produce en la maquinaria utilizada también es menor. De esta forma, máquinas y herramientas sufren apenas un desgaste, lo que permite que tengan una vida útil mucho más larga.

Gracias a que el aluminio es más blando que muchos otros metales utilizados en los diferentes procesos de mecanización de piezas, como por ejemplo el acero, es mucho más sencillo de trabajar, lo que permite hacer piezas en menos tiempo, siempre con la máxima garantía en todos los aspectos.

No hay que olvidarse que las aleaciones de aluminio pueden procesarse en cualquier máquina, sobre todo si se alcanzan unas velocidades mínimas. Al poder fijarse bien, este metal no genera vibraciones durante el mecanizado, lo que hace que la viruta se pueda quitar de una forma rápida y efectiva.